El poder curativo de las infusiones (y para qué se utilizan)

0
32
tipos_infu

Desde tiempos inmemoriales, la gastronomía se ha beneficiado de los beneficios de las hierbas silvestres (romero, tomillo, clavo de olor….), porque dan un sabor especial a las preparaciones culinarias, realzan su sabor, les dan un aroma particular y, en consecuencia, nos hacen experimentar una celebración de sensaciones. Igualmente infundido no sólo ayuda a templar el cuerpo – es innegable que es muy apreciado en invierno cuando se presiona en frío, sino que adquiere propiedades medicinales, que ayudan a aliviar muchas dolencias y, lo mejor de todo, de una manera completamente natural.

Ciertamente hay más de un lector que, más de una vez, ha escuchado las palabras “bebe una manzanilla y tus dolores de estómago desaparecerán” o “bebe una infusión de tilo, verás cómo te relaja”. Afortunadamente, la naturaleza nos proporciona un mundo (para muchos extraños) de hierbas y plantas, cada una de las cuales tiene sus propios ingredientes activos, los cuales, si se usan correctamente, pueden traer muchos beneficios a nuestra salud.

La infusión no es lo mismo que la infusión de hierbas

Por supuesto, para que estos beneficios tengan el efecto deseado y para que sus ingredientes activos cumplan su función, es importante saber cómo hacer este tipo de césped. Y es en la infusión donde mejor se explotan sus beneficios medicinales, terapéuticos y aromáticos. Para ello, contrariamente a lo que muchos piensan, hay que calentar el agua (nunca hervirla) y luego añadir la cantidad deseada de planta. Si, por otro lado, el agua hierve, ya no es una infusión, sino un té de hierbas. Además, con el proceso de ebullición, la planta puede perder algunos de sus ingredientes activos, especialmente los aromáticos.

Como resultado, las plantas medicinales tienen muchos beneficios para nuestro cuerpo y, en consecuencia, para nuestro bienestar personal. Para aquellos que quieren disfrutar de sus beneficios o simplemente disfrutar del sabor de estos brebajes, aquí hay algunos ejemplos.

Beneficios de los distintos tipos de Té

Manzanilla: trastornos digestivos

La manzanilla es, con el permiso de la Real Casa de la Moneda, la reina de las infusiones, omnipresente en los gabinetes nacionales. En la antigüedad, esta hierba era utilizada por las mujeres embarazadas para aliviar las náuseas, así como para relajar la tensión muscular durante el parto. Este uso ha tenido éxito, ya que la manzanilla tiene propiedades calmantes y digestivas. No es inútil que ayude a aliviar los trastornos digestivos leves, en particular los relacionados con la reducción de la flatulencia, la reparación de la membrana gástrica o la regulación de los movimientos del músculo intestinal. También es un buen aliado para aliviar el dolor menstrual.

Melisa y tilo: los estados de ánimo

Melissa, originaria de las regiones mediterráneas del sur de Europa, ya era utilizada por los monjes carmelitas para producir el popular agua del Carmen, también conocida como agua de melisa, que tiene por objeto calmar los estados nerviosos. Hoy en día, todavía se utiliza (correctamente) para calmar los nervios y reducir la ansiedad. Además, parece que esta hierba silvestre, con su color brillante y sabor a limón, ayuda a aliviar las palpitaciones y a reducir el asma. Por su parte, la infusión de cal es una de las más recurrentes para aliviar la ansiedad, la angustia y el estrés, ya que tiene propiedades relajantes.

Salvia: estimula el sistema circulatorio

Originaria del sur de Europa, esta planta aromática y medicinal tiene una historia centenaria, ya que fue utilizada por los romanos para ayudar a curar heridas y tratar fiebres y problemas menstruales. En cualquier caso, se distingue por sus propiedades estimulantes o educativas. Es decir, estimula la circulación sanguínea en la zona del útero y la pelvis y, además, favorece la menstruación, por lo que puede ayudar a reducir la menstruación compleja. A pesar de sus beneficios, se recomienda no ingerirlo durante la lactancia porque puede inhibir la producción de leche materna.

Valeriana: descanso nocturno

La valeriana es otro clásico omnipresente en las farmacias. Aunque esta hierba ha tenido varios usos a lo largo de los siglos (se utilizaba para aliviar los calambres menstruales en la antigua Grecia y para reducir la gota en el siglo XII), su mayor potencia reside en el sistema nervioso central y, por lo tanto, en el cerebro. De hecho, suaviza y relaja estos órganos, lo que conduce a un estado de calma, que obviamente facilita el descanso y, en consecuencia, previene el insomnio.

Tomillo: sistema inmunitario

Como condimento, planta ornamental o medicinal, el tomillo es una de las hierbas silvestres más maníacas. Además, su uso se remonta a siglos atrás, ya que se sabe que fue utilizado en la antigua Grecia como remedio para la cicatrización de heridas y en la Edad Media para aliviar el asma. Aunque el tomillo es ampliamente utilizado en la cocina como condimento, la infusión es un excelente aliado para fortalecer el sistema inmunológico, ya que contiene en su composición el timol, que tiene una acción fungicida. Por lo tanto, una infusión diaria de esta hierba puede ayudar a prevenir enfermedades muy comunes y molestas, como resfriados, dolor de garganta o tos.

Pennyroyal Mint: expectorante y digestivo

La infusión de esta hierba tiene un sabor agradable y refrescante con un regusto a menta. Ayuda a hacer frente a la fuerte digestión (que no le ha ordenado aligerar el estómago después de una comida pesada) y también promueve la eliminación y expulsión de moco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here