El té: historia de sus orígenes y sus variedades más famosas

0
17
histo_infu

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua. Se ha bebido durante miles de años y su consumo se ha extendido a casi todos los países del mundo.

Hay leyendas chinas que cuentan la supuesta historia del origen del té. Uno de los más difundidos cuenta que la costumbre de utilizar hojas de té para dar buen sabor al agua hervida comenzó a aparecer por primera vez en China alrededor del año 250 a.C. El emperador Shen-Nung descubrió accidentalmente esta bebida mientras hervía agua a la sombra de un árbol. Las hojas cayeron en la olla del emperador, que bebió la infusión resultante. Así es como descubrió el té.

La “edad de oro” del té corresponde a la época de la dinastía Tang. Donde dejó de entenderse como un tónico medicinal y comenzó a expandir su consumo por placer.
Durante este período, el té llegó a ser tan importante que un grupo de comerciantes comisionó al escritor Lu Yu para escribir el primer libro sobre el té, “Su Cha Ching”, conocido como el “libro sagrado del té”.

Hasta la palabra té en inglés, recibió muchos nombres diferentes: tcha, cha, tay, tee… El nombre inglés no deriva del chino mandarín Tcha, sino del dialecto Amoy, porque los primeros contactos entre comerciantes holandeses y chinos tuvieron lugar en el puerto de Amoy, en la provincia de Fujian. Este nombre fue pasado al holandés, traducido por usted, y de ahí derivan casi todos porque los holandeses fueron los primeros en importar té a Europa.

Los beneficios para la salud que la ciencia ha encontrado varían un poco dependiendo del rango de té elegido, aunque la mayoría de los estudios se han hecho sobre el té verde. Sin embargo, en grandes diseños, es antioxidante, purificante (ayuda a eliminar líquidos) y digestivo, rico en minerales, sodio, fluoruro y vitaminas A, B y C. Esto fortalece el sistema inmunológico y puede ayudar al cuerpo a protegerse contra virus o infecciones. También hay estudios que hablan de mejorar las enfermedades degenerativas de las capacidades cognitivas como el Alzheimer o el Parkinson e incluso tratan de asociar las propiedades de los polifenoles predominantes en el té verde (EGCG, EGCG, ECG, ECG, ECG y ECG) y su notable actividad de eliminación de radicales libres para la prevención del cáncer.

Los tipos de té más comunes a día de hoy

Los tipos de tés que están disponibles pueden convertirse en un dolor de cabeza si usted trata de ser severo. Es cierto que hay más de 3.000 variedades, pero esto se debe a que, por ejemplo, el té verde chino y el té verde japonés se considerarían diferentes, porque difieren en los tiempos de recolección y en los métodos de preparación. Sin embargo, un occidental sin educación tiene dificultades para notar la diferencia y, en general, en Occidente, se podría decir que son los doce que predominan:

Té verde

El tipo de té de Camellia sinensis que no se ha oxidado durante el procesamiento, las hojas se cosechan frescas, tostadas, prensadas, enrolladas, enrolladas, trituradas y finalmente secas. El té verde representa entre un cuarto y un quinto de la producción mundial de té.

Té rojo

El pu-erh o té rojo proviene de la provincia china de Yunnan. También se le conoce como “té del emperador” porque durante muchos años su consumo ha sido prohibido al resto de la población. Tiene un sabor muy fuerte y terroso, y la infusión es de color rojo oscuro. Es un té post-fermentado, requiere un largo proceso de envejecimiento en la bodega que puede durar varios años.

Té negro

Para obtener esta variedad, las hojas frescas de camellia sinensis pasan por un completo proceso de oxidación que transforma el color verde original de la hoja en un marrón oscuro, haciendo más complejos los aromas. Las infusiones resultantes tienen un color ámbar, con un cuerpo y sabor intensos. Es la variedad más estimulante, ya que la oxidación favorece la liberación de teína en la infusión.

Té Chai

También llamado masala chai, es una bebida típica del sur de la India, compuesta por una mezcla de té con especias y hierbas. La versión tradicional del masala chai utiliza las llamadas especias picantes: cardamomo, clavo, pimienta, anís estrellado, jengibre y canela. La promoción oficial inglesa se sirve con leche fría y azúcar al gusto.
Esta bebida es el resultado de una disputa entre los chinos y los británicos sobre la soberanía del té. Al principio, Gran Bretaña sólo consumía té chino, pero descubrió que también consumía té en la India y que no era tan popular y decidió abrir plantaciones en la India colonial, donde el té nació en la bodega.

Té blanco

El té blanco es considerado el más refinado. En lugar de hojas enteras, sólo se cosechan los brotes más tiernos, donde la planta envía la mayor parte de los nutrientes. Estos brotes (aún no abiertos) se cubren con un pelo blanco que cubre la hoja desde el nacimiento (de ahí el nombre de esta variedad). Se recolecta sólo unos días en primavera, a mano, y luego, gracias a la ventilación controlada, se seca. Se produce principalmente en China, en las altas montañas de la provincia de Fujian.

Té Rooibos

El rooibos no es originario de la planta de té, pero vale la redundancia del rooibos. Pero se consume como tal porque su sabor es muy similar y sus propiedades son similares pero no contienen estimulantes, lo que lo convierte en una buena alternativa para niños, personas sensibles a los tés de hierbas o para infusiones nocturnas.
Rooibos (nombre científico aspalathus linearis) es una planta de origen sudafricano. Su nombre en afrikáans significa arbusto rojo, por lo que su infusión también se llama “té rojo sudafricano”, pero no debe confundirse con el té rojo pu-erh, ya que, como hemos dicho, en realidad no procede de la planta del té.

Té azul

El té oolong, azul o semifermentado es un tipo de té que se encuentra a medio camino entre el té verde y el té negro (el té negro es un té fermentado y el té verde es un té sin fermentar); el té oolong es un té cuya fermentación se interrumpió durante el proceso.
Procede de China (Fujian) o Taiwán (Formosa). Los tés Oolong de China tienen un tiempo de fermentación más corto (10 – 20%) y por lo tanto su resultado es más ligero, con aromas vegetales, más parecido a los tés verdes. Los tés azules taiwaneses tienen un tiempo de fermentación más largo (hasta un 70%), lo que resulta en tés más oscuros, más afrutados y más similares a los tés negros.

Té amarillo

El té amarillo o huang da cha está entre blanco y verde. Se obtiene mediante un proceso de fermentación corta que se ralentiza por el calor seco para que las hojas se pongan un poco amarillas. En cualquier caso, su nombre no se debe a esto, sino al hecho de que originalmente se destinó al consumo de la familia imperial, cuyo color es el amarillo.
Es tan translúcido como el blanco, pero con un ligero color amarillento. Su sabor es también entre blanco y verde, pero su olor es más parecido al negro.

Té Kukicha

También conocido como té de tres años, té de rama o té de invierno es una mezcla de té hecha de pecíolos, tallos y ramitas de té bancha, una variedad común de té verde japonés. Tiene un sabor y aroma únicos debido al uso de partes de la planta del té (tallos) que se excluyen en otras mezclas.
Sus propiedades son básicamente las mismas que las del té verde respecto a algo que proviene de la misma planta, sin embargo, parece que los tallos tienen la propiedad adicional de ayudar a la acidez gástrica.

Té Lapsang Souchong

También conocido como fukienae, en chino, es un té negro originario de Zheng Shan, parte del Monte Wuyi, en la provincia de Fujian, China. Es un té elaborado a partir de hojas de pino ahumado, principalmente cogollos, y se cultiva generalmente entre los 3.500 y 5.000 metros de altura. Según las leyendas chinas, este té apareció durante la dinastía Qing, cuando las fuerzas armadas detuvieron el proceso de secado de las hojas y los productores decidieron tratar de acelerar la producción secando las hojas en un fuego de pino.
Tiene un sabor fuerte y un color similar al del té rojo pero más translúcido y con menos estimulantes ya que utiliza brotes como el blanco y, además, con el calor, pierde la misma cantidad de teína.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here